Posted by: frburke23 | July 16, 2013

Thought for Wednesday, 15th Week of Ordinary Time

Moses was tending the flock of his father-in-law Jethro, the priest of Midian.
Leading the flock across the desert, he came to Horeb,
the mountain of God.
There an angel of the LORD appeared to him in fire
flaming out of a bush.
As he looked on, he was surprised to see that the bush,
though on fire, was not consumed.
So Moses decided,
“I must go over to look at this remarkable sight,
and see why the bush is not burned.”

When the LORD saw him coming over to look at it more closely,
God called out to him from the bush, “Moses! Moses!”
He answered, “Here I am.”
God said, “Come no nearer!
Remove the sandals from your feet,
for the place where you stand is holy ground.
I am the God of your father,” he continued,
“the God of Abraham, the God of Isaac, the God of Jacob.
The cry of the children of Israel has reached me,
and I have truly noted that the Egyptians are oppressing them.
Come, now! I will send you to Pharaoh to lead my people,
the children of Israel, out of Egypt.”

But Moses said to God,
“Who am I that I should go to Pharaoh
and lead the children of Israel out of Egypt?”
He answered, “I will be with you;
and this shall be your proof that it is I who have sent you:
when you bring my people out of Egypt,
you will worship God on this very mountain.”

====================================

Today we hear the story of the burning bush, a story that we have heard many times and seen portrayed in movies.  There are some key points of this story that I’d like us to reflect upon today…

1)     At the time of God’s call, Moses was working, tending the flock.  God speaks to us on a daily basis in our hearts, minds and souls.  We too are often working like Moses, but our spiritual eyes and ears are often closed to God due to our sin or lack of prayer.  We are not attuned to the voice of God, which can only come from praying each day.

2)    God called Moses to come closer.  His voice was inviting.  God too calls us to come closer to Him in prayer and study.  He calls us out of our comfort zone, our daily routine.

3)    God called Moses unto holy ground.  Do I take time daily to seek holy ground?  To find time to be with God?  To listen to His voice deep within me?

4)    God heard the cry of His people and wanted to help them.  He continues to hear the cry of His people today.  And God calls me and you to help them.  He calls us to be His feet, His voice, His heart to the people in need today.

5)    Moses feared his mission.  “Who am I that I should go to Pharaoh and lead the children out of Israel?”  We too balk at God’s call in our lives.  Who, me?  Why would you call me Lord?  I have no talents?  I am no one?  But that is exactly who God calls – those who are weak, humble, and rely on the Lord.

6)    God promises to be with Moses.  God also promises to be with us.  He tells us, “Do not be afraid.  I am with you.”  Do you believe God’s promises?  Do you believe that God will never abandon you?

7)    Finally, they worship God after they have been delivered from slavery.  Do we worship God for all the good that He has done for us?  Do we quickly forget His providence and love?

Take time today to reflect on this beautiful story of the burning bush.  How is God calling you?  What is your response?

Have a blessed day!
Fr. Burke

Here is the Spanish translation

Exodo 3:1-6, 9-12

Moisés estaba cuidando el rebaño de su suegro Jetró, el sacerdote de Madián.
Dirigiendo el rebaño por el desierto, llegó a Horeb,
el monte de Dios.
Ahí un ángel del Señor se le apareció en fuego
llameante de una zarza.
Mientras miraba, él se sorprendió al ver que el arbusto,
aunque en el fuego, no se consumía.
Así que Moisés decidió,
“Tengo que ir a ver esta vista notable,
y ver por qué la zarza no se quema”.

Cuando el Señor lo vio venir más de cerca,
Dios lo llamó desde la zarza: “¡Moisés! ¡Moisés! ”
Él respondió: “Aquí estoy.”
Dios dijo: “¡No te acerques!
Quita las sandalias de tus pies,
porque el lugar donde estás es tierra santa.
Yo soy el Dios de tu padre “, continuó,
“El Dios de Abraham, Dios de Isaac, Dios de Jacob.
El clamor de los hijos de Israel ha llegado hasta mí,
y realmente he notado que los egipcios los oprimen.
Ven, ¡ahora! Te enviaré a Faraón, para guiar a mí pueblo,
los hijos de Israel, fuera de Egipto. ”

Pero Moisés le dijo a Dios:
“¿Quién soy yo para que vaya a Faraón,
y lleve fuera a los hijos de Israel de Egipto?”
Él respondió: “Yo estaré contigo;
y esto será la prueba de que soy yo el que te ha enviado:
cuando saques a mi pueblo de Egipto,
darás culto a Dios en este monte. ”

___________________________________________________

Hoy escuchamos la historia de la zarza ardiente, una historia que hemos escuchado muchas veces y visto en las películas. Hay algunos puntos clave de esta historia que me gustaría reflexionar sobre la actualidad…

1)    En el momento de la llamada de Dios, Moisés estaba trabajando, cuidando el rebaño. Dios nos habla a diario en nuestros corazones, mentes y almas. Nosotros también a menudo estamos trabajando como Moisés, pero nuestros ojos y oídos espirituales a menudo están cerrados para Dios debido a nuestro pecado o falta de oración. Nosotros no estamos en sintonía con la voz de Dios, la que sólo puede venir orando cada día.

2)    Dios llamó a Moisés para que se acercara. Su voz estaba invitando. Dios también nos llama a acercarnos a Él en la oración y el estudio. Él nos llama a salir de nuestra zona de comodidad, nuestra rutina diaria.

3)    Dios llamó a Moisés a la tierra santa. ¿Dedico tiempo a diario para buscar un terreno sagrado? ¿Para encontrar el tiempo para estar con Dios? ¿Para escuchar su voz dentro de mí?

4)    Dios escuchó el clamor de su pueblo y quería ayudarlos. El sigue escuchando el clamor de su pueblo hoy día. Y Dios me llama a mí y a ti a ayudarles. Él nos llama a ser Sus pies, Su voz, Su corazón a las personas que lo necesitan hoy en día.

5)    Moisés tuvo miedo de su misión. “¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y lleve fuera a los hijos de Israel?” Nosotros también nos negamos a la llamada de Dios en nuestras vidas. ¿Quién, yo? ¿Por qué me llamas a mi Señor? ¿No tengo talentos? ¿No soy nadie? Pero eso es exactamente a los que llama Dios – los que son débiles, humildes, y confían en el Señor.

6)    Dios promete estar con Moisés. Dios también promete estar con nosotros. Él nos dice: “No temas. Yo estoy contigo. “¿Crees en las promesas de Dios? ¿Crees en que Dios nunca te abandonará?

7)    Finalmente, ellos adoran a Dios, después de haber sido liberados de la esclavitud. ¿Adoramos a Dios por todo lo bueno que Él ha hecho por nosotros? ¿Nos olvidamos rápidamente Su providencia y amor?

Tómate el tiempo hoy para reflexionar sobre esta hermosa historia de la zarza ardiente. ¿Cómo te está llamando Dios? ¿Cuál es tu respuesta?

¡Tengan un día bendecido!

Fr. Burke


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: