Posted by: frburke23 | September 11, 2013

Thought for Thursday, 23rd Week of Ordinary Time

Brothers and sisters:
Put on, as God’s chosen ones, holy and beloved,
heartfelt compassion, kindness, humility, gentleness, and patience,
bearing with one another and forgiving one another,
if one has a grievance against another;
as the Lord has forgiven you, so must you also do.
And over all these put on love,
that is, the bond of perfection.
And let the peace of Christ control your hearts,
the peace into which you were also called in one Body.
And be thankful.
Let the word of Christ dwell in you richly,
as in all wisdom you teach and admonish one another,
singing psalms, hymns, and spiritual songs
with gratitude in your hearts to God.
And whatever you do, in word or in deed,
do everything in the name of the Lord Jesus,
giving thanks to God the Father through him.

=====================================

I love this reading from St. Paul today.  He describes the virtues that disciples of Christ are called to embody – compassion, kindness, humility, gentleness, patience, forgiveness and love.  He also calls us to be thankful a few times in this reading.  As you look at this group of virtues, a clear picture of Jesus takes shape in our minds because actually St. Paul is calling us to become more and more Christ-like.  I’m not going to cover each virtue, but let’s look at a few of them…

Am I a compassionate person, will to suffer with another person?  That is literally what compassionate means – to suffer with.  Can I listen to the joys and sorrows of another person?  Can I walk in their shoes?  Am I afraid to enter into the suffering of another person?

Do I demonstrate humility?  This word means “of the earth”.  Do I have my feet planted on the ground? Do I know myself, my strengths and weaknesses?  Do I live in the truth of who I am?  Do I use my God-given talents for my own benefit or for the good of others and God’s kingdom?

Do I forgive others as I pray that God forgives me?  Jesus places a huge emphasis on forgiveness, saying that we are going to be forgiven in the measure that we forgive others.  What keeps me from forgiving another person?  Why do I hold grudges?  I always reflect on what Jesus said from the cross, “Father, forgive them for they know not what they do.”  If anyone had a right to hold a grudge it was Jesus, but He didn’t.  He kept His eyes on the Father. We too should ask the Father for the grace to forgive freely as Jesus forgives us.

St. Paul says that love is the “bond of perfection”.  Love seeks the best for the the other person. Therefore, if we are all seeking the best for the other person, our needs are met, and we form a unity as brothers and sisters in Christ.  We don’t see one another as competitors, but as family members.  However, if we are focused on the things of this world, gathering material things, then we see one another as competitors, not as brothers and sisters.  We should rejoice when another person has success and we should cry with them.  Do I truly desire the best for the other person?  The only way to get to that point is to begin by receiving God’s incredible love deep into our own hearts.

St. Paul mentions giving thanks twice in this reading.  I love to start the day and end each day by giving thanks to God.  There is always something that we can be thankful for, but we need to take time to notice the blessings all around us.  Do you ever notice people gather together at work to give thanks?  Usually we gather in small groups to complain about something or someone, right?  This doesn’t build up the morale anywhere.  Maybe you can start a group at work or in your home that just focuses on thanksgiving.

Finally, do “everything in the name of the Lord Jesus”.  Imagine that…  Be mindful tomorrow of everything you do.  How different would your words or actions be if you did everything in the name of the Lord Jesus?  Is Jesus just a part of one hour on Sunday in your life, or do you take Him with you 24/7?

Take time to reflect on this beautiful reading from St. Paul.  Grade yourself on these virtues.  Where is the Lord calling you to change, adapt, grow or repent?

Have a blessed day!
Fr. Burke

Here is the Spanish translation:

ColosENSES 3:12-17

Hermanos y hermanas:
Pónganse, como escogidos de Dios, santos y amados,
sincera compasión, bondad, humildad, gentileza y paciencia,
soportándose unos a otros y perdonándose unos a otros,
si uno tiene una queja contra otro;
Como el Señor te perdonó, así también debes hacer.
Y sobre todo esto, revestidos del amor,
es decir, el vínculo de la perfección.
Y dejen que la paz de Cristo controle los corazones,
la paz en el cual fueron también llamados en un solo cuerpo.
Y sean agradecidos.
Que la palabra de Cristo habite en abundancia en ustedes,
como en toda la sabiduría que enseñan y exhortan unos a otros,
cantando salmos, himnos y cánticos espirituales
con gracia en sus corazones al Señor.
Y todo lo que hagan, sea de palabra o de obra,
háganlo todo en el nombre del Señor Jesús,
dando gracias a Dios Padre por medio de él.

================================================

Me encanta esta lectura de San Pablo hoy. Él describe las virtudes que los discípulos de Cristo están llamados a encarnar – compasión, bondad, humildad, gentileza, paciencia, perdón y amor. También nos llama a ser agradecidos un par de veces en esta lectura. Como ves en este grupo de virtudes, una imagen clara de Jesús toma forma en nuestra mente, porque en realidad San Pablo nos está llamando a ser más y más como Cristo. No voy a cubrir cada virtud, pero echemos un vistazo a algunos de ellos…

¿Soy una persona compasiva, dispuesto a sufrir con otra persona? Esto es literalmente lo que significa compasión – a sufrir con. ¿Puedo escuchar las alegrías y las tristezas de otra persona? ¿Puedo caminar en sus zapatos? ¿Tengo miedo de entrar en el sufrimiento de otra persona?

¿Demuestro humildad? Esta palabra significa “de la tierra”. ¿Tengo mis pies plantados en el suelo? ¿Me conozco a mí mismo, mis fortalezas y debilidades? ¿Vivo en la verdad de lo que soy? ¿Utilizo mis talentos dados por Dios para mi propio beneficio o para el bien de los demás y el reino de Dios?

¿Perdono a los demás mientras rezo para que Dios me perdone? Jesús pone un gran énfasis en el perdón, diciendo que vamos a ser perdonados en la medida que nosotros perdonamos a los demás. ¿Qué me impide perdonar a otra persona? ¿Por qué me guardo rencores? Siempre pienso en lo que Jesús dijo en la cruz: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen.” Si alguien tenía derecho a guardar rencor era Jesús, pero no lo hizo. El mantuvo Sus ojos en el Padre. Nosotros también debemos pedir al Padre por la gracia de perdonar libremente, como Jesús nos perdona.

San Pablo dice que el amor es el “vínculo de la perfección”. El amor busca lo mejor para la otra persona. Por lo tanto, si estamos buscando lo mejor para la otra persona, se cumplen nuestras necesidades, y formamos una unidad como hermanos y hermanas en Cristo. No vemos unos a otros como competidores, sino como miembros de la familia. Sin embargo, si estamos enfocados en las cosas de este mundo, reuniendo cosas materiales, entonces nos vemos unos a otros como competidores y no como hermanos y hermanas. Debemos alegrarnos cuando otra persona tiene éxito y debemos llorar con ellos. ¿En verdad deseo lo mejor para la otra persona? La única manera de llegar a ese punto es comenzar a recibir el amor increíble de Dios profundamente en nuestros corazones.

San Pablo menciona dar gracias dos veces en esta lectura. Me encanta empezar el día y terminar cada día dando gracias a Dios. Siempre hay algo en que podemos estar agradecidos, pero tenemos que tomar tiempo para darnos cuenta de las bendiciones que nos rodean. ¿Te has dado cuenta que personas se reúnen en el trabajo para dar gracias? Por lo general, nos reunimos en pequeños grupos para quejarnos de algo o alguien, ¿no? Esto no acumula la moral en cualquier lugar. Tal vez puedes comenzar un grupo en el trabajo o en tu casa que sólo se centra en dar gracias.

Por último, hacer “todo en el nombre del Señor Jesús”. Imagina que… Sé consciente mañana de todo lo que haces. ¿Qué diferente serían tus palabras o acciones si has hecho todo en el nombre del Señor Jesús? ¿Es Jesús sólo una parte de una hora el domingo de tu vida, o lo llevas contigo 24/7?

Tómate el tiempo para reflexionar sobre esta hermosa lectura de San Pablo. Califícate a ti mismo en estas virtudes. ¿Dónde está el Señor llamándote a cambiar, adaptarte, crecer o arrepentirte?

¡Tengan un día bendecido!

Fr. Burke


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: